Buscar

En Tenampulco no hubo obras faraónicas, pero si combate a la pobreza extrema: Calderón Jiménez

*“Las grandes obras, las obras faraónicas lucen bastante bien, son vistosas pero inútiles, porque no combaten la pobreza”, recalca en entrevista al recordar que por ello a la par de impulsar el programa de mejora de viviendas, canalizó trabajos muy específicos para la rehabilitación de brechas y caminos sacacosechas, se construyeron rampas en los accesos a las comunidades y, entre otros logros, se consolidó la conectividad digital para la cabecera municipal.




Tenampulco, Pue.- En los casi 90 días que le restan a esta administración, el presidente municipal, Aubdón Calderón Jiménez, reforzará los trabajos en los programas de construcción de calles y de apertura de brechas que están en proceso, a fin de entregar todas las obras a la población al concluir el trienio el próximo 14 de octubre.


En su tarea de gobernante, puntualiza con mucha claridad, rechazó realizar “obras faraónicas” que son vistosas pero inútiles, porque advierte que no resuelven la pobreza, el rezago social ni la marginación que afecta a segmentos muy importantes de la población. Por ello los esfuerzos que hizo su gobierno se focalizaron a mitigar en lo posible los cercos de miseria y desesperanza que deprimen la vida social y económica de Tenampulco.


Como alcalde, dice, en su trienio se atendieron prioridades sociales con el programa de mejora de vivienda. Señala que no fue una idea personal sino de los indicadores que el gobierno federal estableció. Es decir, que el censo en el que basó su estrategia de inversión provino de las instituciones evaluadoras de la política social y su impacto en el combate de la pobreza en México.


Calderón Jiménez explica que con esta guía logró avanzar al aplicar programas de piso y techo firme, captadores de agua y biodigestores en localidades del interior del municipio. El esfuerzo realizado sacó de la pobreza extrema a 800 familias de las mil 200 familias con muy alto grado de marginación y pobreza que reportó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL). Los recursos no le alcanzaron para hacer más.

“Las grandes obras, las obras faraónicas lucen bastante bien, son vistosas pero inútiles, porque no combaten la pobreza”, recalca en entrevista al recordar que por ello a la par de impulsar el programa de mejora de viviendas, canalizó trabajos muy específicos para la rehabilitación de brechas y caminos sacacosechas, se construyeron rampas en los accesos a las comunidades y, entre otros logros, se consolidó la conectividad digital para la cabecera municipal.


Se le pregunta si sabe a qué se debe que no obstante su avance en el combate a la pobreza la gente no votó nuevamente a favor de su propuesta de gobierno. Y señala, de inmediato y sin titubeos, que ninguna de las obras de desarrollo y ninguna de las acciones contra la pobreza extrema, estuvo condicionada políticamente o se realizó a cambio de votos.


“Si nosotros hicimos llegar a la gente que necesitaba los programas de mejoramiento de vivienda, de calles, de caminos rurales, de brechas sacacosechas, sólo cumplimos con nuestra obligación como representantes sociales. Y no veo ahora por dónde tengamos que reprocharle al ciudadano que se benefició nada, porque no se le condicionó a que, en respuesta, tenía que apoyarnos con un voto, no veo que deba ser así”, puntualiza para recalcar que lo único que hizo como alcalde fue “tratar de ser útil” a la sociedad.


Con ello dice que cuando termine su encomienda pública, una más de las que ha presidido a lo largo de 40 años de trabajo, regresará a su vida privada como un hombre de familia, a trabajar en su rancho y a caminará por Tenampulco con la frente en alto, porque para él este ciclo de vida ya se cierra. Y agrega: “Estoy convencido que este periodo se cierra y empieza uno nuevo, y deseo que a la próxima administración le vaya bien, porque así les irá bien a las comunidades y a la cabecera municipal”, postula finalmente. //Periódico Sierranorte /Sierranorte Digital.